Algunas herramientas para efectuar un buen análisis de contexto

Compartir

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email

En análisis del contexto de una organización es una tarea clave para lanzar una estrategia corporativa. La norma ISO 9001 2015 ha incluido este trabajo en su cláusula 4, con el objetivo de resaltar su importancia en la gestión de la calidad.

 

1. Análisis PEST

Con esta herramienta de análisis estratégico podremos analizar el entorno en el que queremos crear o establecer nuestra empresa, negocio o proyecto. Nos permite identificar cambios de escenario en nuestro sector o en la región para detectar posibles oportunidades de crecimiento. El nombre es un acrónimo de cuatro factores:

  • Políticos: estabilidad política, la posibilidad de cambio de gobierno que de lugar a cambios en políticas fiscales o en materia de subvenciones.
  • Económicos: economía en crecimiento o en recesión, tendencia del consumo, situación de confianza o de inestabilidad, el nivel de inflacción.
  • Socioculturales: hábitos sociales, cambios en los gustos o en las modas de la gente, formas de comunicación habituales, demografía, salud, valores.
  • Tecnológicos: tecnología actual, posibles avances, desarrollos en marcha, conocimientos, inversión en I+D, información…

Debemos analizar en qué medida cada uno de estos factores macroambientales podría influir positiva o negativamente en nuestra empresa.

2. Análisis PESTEL

Es una variación del anterior que añade dos factores más a los cuatro del análisis PEST. Además de tener en cuenta los factores políticos, económicos, sociales y tecnológicos, se analizarán también los factores:

  • Ecológicos: por ejemplo, el cambio climático puede tener consecuencias en diversos sectores como el turístico o el de las aseguradoras. Las leyes de protección medioambiental o las regulaciones en materia de gestión de residuos o de energías también pueden influir en una empresa.
  • Legales: leyes contra la discriminación, leyes de defensa del consumidor, leyes antimonopolio, licencias, legislación laboral, leyes de protección de la salud, sectores con una protección especial…

3. Análisis FODA

Es una herramienta de análisis estratégico que nos permite analizar la situación interna y externa de una empresa o proyecto. Es como hacer una fotografía de la situación de nuestra empresa. Por eso, dado que esta situación no es estático, sino que evoluciona continuamente a lo largo del tiempo, además de utilizarlo para elaborar el plan de negocio de nuestra empresa, es bueno repetirlo posteriormente cada cierto tiempo.

Objetivo

Conocer la situación real en la que se encuentra la organización, empresa o proyecto en cada momento y, en función de ello, planear la estrategia de futuro más adecuada.
El nombre de esta herramienta de análisis es un acrónimo de Fortalezas, Oportunidades, Debilidades y Amenazas.

Fortalezas y Debilidades

Forman parte del análisis interno, es decir, de las cosas que podemos controlar,

Oportunidades y Amenazas

Forman parte del análisis externo, es decir, cosas que externas a nuestra empresa que no podemos controlar porque no dependen de nosotros.

Para analizar los datos se elabora una matriz:

Análisis interno
FORTALEZAS DEBILIDADES
Identificar en qué destaca nuestra empresa, cuáles son nuestros puntos fuertes.Por ejemplo, habilidades profesionales y personales, que nos diferencian de la competencia. Reconocer en qué estamos fallando o que nos hace vulnerables con respecto a la competencia. Son factores críticos que debemos eliminar o, al menos, tratar de reducir. Por ejemplo, tener pocos conocimientos o experiencia sobre algo que necesitamos para mejorar nuestra situación como empresa.
Análisis externo
OPORTUNIDADES  AMENAZAS
Identificar elementos externos que nos puedan beneficiar o que podamos aprovechar a nuestro favor en un momento determinado. Salarios del mercado, oferta / demanda de la profesión, crecimiento de la economía, tendencia del negocio.

 

No podemos controlar estos elementos externos, pero si los identificamos y somos previsores podremos aprovecharlos y sacarles el mayor partido.

Identificar posibles amenazas que escapan a nuestro control. Una vez más, se trata de elementos externos que no podemos controlar, pero el hecho de identificar estos riesgos o amenazas antes de que se produzcan nos permitirá estar preparados y podremos defendernos. Por ejemplo, problemas legales o una elevada competencia.

4. Modelo de las 7 S

A diferencia de la mayoría de las herramientas de análisis estratégico que suelen centrarse en el análisis externo, el Modelo de las 7 S, desarrollado a principios de los años 80 por Tom Peters y Robert Waterman, dos consultores de la firma McKinsey & Company, apunta directamente al interior de nuestra compañía. El modelo analiza, concretamente, 7 factores, cuyos nombres en inglés empiezan por S y que, según sus autores, son los 7 factores fundamentales de cualquier estructura organizativa:

  • Estrategia (Strategy)
  • Estructura (Structure)
  • Sistemas (Systems)
  • Estilo (Style)
  • Valores compartidos (Shared values)
  • Personal (Staff)
  • Habilidades (Skills)

La idea del modelo es que las organizaciones no operan como un conjunto de silos estancos, sino más bien como una red de piezas interconectadas.

Por eso es fundamental que los siete factores recogidos en el modelo estén alineados para que nuestra empresa tenga éxito.

En este sentido, a la hora de implementar cualquier nueva estrategia, se deberá comprobar previamente todos ellos mantendrían su alineación, una vez implementada. Si la respuesta es que no para todos o parte de los factores, será necesario replantearse parte o la totalidad de la estrategia antes de proceder a su implementación.

Para verlo más claro, lo mejor es dibujar un octógono y colocar cada una de las S en uno de sus vértices. Excepto los valores compartidos que, como son compartidos, los situaremos en el centro del octógono. Después, trazaremos líneas que vayan desde cada vértice hasta los demás.Herramientas de análisis estratégico: el modelo de las 7 S

5. Las 5 fuerzas de Porter

Esta herramienta de análisis estratégico, ideada por el ingeniero y profesor Michael Porter en 1979, todavía sigue vigente. El modelo delimita un marco que nos permite analizar el nivel de competencia dentro de un sector para poder idear, así, una estrategia de negocio que haga rentable nuestra empresa.

En este sentido, es ideal para elaborar un análisis de contexto, dado que es fundamental analizar la competencia, por lo que este modelo es especialmente interesante para emprendedores.

Las cinco fuerzas de Porter son las siguientes:

  • Poder de negociación de los compradores o clientes
  • Poder de negociación de los proveedores o vendedores
  • Amenaza de nuevos competidores
  • Amenaza de productos sustitutos
  • Rivalidad entre los competidores

 

Compartir

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin